La neuropsicología al servicio del desarrollo infantil

jugando_cerebroLa neuropsicología infantil es la neurociencia que, integrando el conocimiento de diversas disciplinas, estudia las repercusiones del funcionamiento del sistema nervioso sobre la conducta, dentro del contexto dinámico de un cerebro en desarrollo. Este conocimiento permite entender y tratar diversos trastornos del desarrollo, del aprendizaje, psiquiátricos y psicosociales que se dan en niños y adolescentes.

Para ello, es imprescindible partir de una evaluación neuropsicológica que refleje los puntos fuertes y débiles del funcionamiento cognitivo, conductual y emocional del niño, considerando capacidades como sentir y percibir, atender, comunicarse, coordinar movimientos, aprender, pensar y razonar, planificar y ejecutar acciones, y relacionarse con los demás; sin olvidar el contexto sociocultural en el que el niño está inmerso. Esta evaluación permite analizar su nivel de desarrollo neurológico, cognitivo y psicosocial.

Posteriormente, se aplican programas de intervención personalizados y adaptados a las necesidades de cada niño. Estos programas consisten en un conjunto de actividades que permiten estimular al máximo funciones como atención, percepción, psicomotricidad, memoria, lenguaje, cálculo y razonamiento, junto con aspectos conductuales y emocionales. El principio de plasticidad cerebral es la base del tratamiento, ya que mediante la estimulación cognitiva mantenida se consiguen producir cambios en las conexiones neuronales.

Es por tanto una ciencia transdisciplinar que ofrece sus conocimientos a múltiples disciplinas, desde áreas clínicas hasta áreas educativas. No obstante, el profesional cualificado para realizar valoraciones e intervenciones neuropsicológicas propiamente es el psicólogo con especialización en neuropsicología.

Los primeros años de vida son una etapa especialmente crítica, ya que en ella se configuran las habilidades motrices, perceptivas, lingüísticas, cognitivas y sociales que posibilitarán la interacción con el medio. El cerebro en los primeros años de vida se encuentra en un proceso madurativo en el que continuamente se establecen nuevas conexiones, por lo que las experiencias de los primeros años de vida son fundamentales para su maduración y desarrollo. Este neurodesarrollo depende en gran medida de la abundancia y la calidad del estímulo ambiental. Las afectaciones tempranas de las estructuras nerviosas o la privación de la estimulación sensorial que proporciona el entorno pueden comprometer la maduración neuropsicológica, por lo que aprovechar la plasticidad neuronal de estos estadios evolutivos resulta decisivo para el desarrollo posterior. Esto implica que los programas de intervención se deben aplicar con la mayor precocidad posible.

Muchos problemas en la infancia están asociados a daño cerebral por traumatismo craneoencefálico, infección o tumor cerebral, accidente cerebrovascular de tipo anóxico-isquémico, epilepsia, parálisis cerebral, etc. Otros se deben a un mal funcionamiento del sistema nervioso: dificultades de aprendizaje (dislexia, dislalia, disgrafía, trastornos del aprendizaje no verbal), trastornos del lenguaje (disfasia), trastornos de atención con o sin hiperactividad, trastornos psicomotores, o trastornos generalizados del desarrollo. Estas discapacidades ocupan el objeto preferente de interés por parte de esta disciplina.

Además, la neuropsicología infantil ha ido incrementando su importancia en los últimos años debido a razones médicas y socioeducativas. Por un lado, la mejora en las condiciones asistenciales ha propiciado un incremento en la supervivencia de niños de riesgo biológico, con la consiguiente aparición de nuevas poblaciones pediátricas antes inexistentes. Dichas poblaciones, como los niños grandes prematuros o con muy bajo peso al nacer, tienen mayor riesgo de presentar alteraciones neurocognitivas. Por otra parte, la entrada en el sistema educativo de niñas y niños en edad preescolar (Educación Infantil) ha incrementado la detección de casos de disfunción cerebral que anteriormente pasaban desapercibidos hasta el inicio de la escolaridad obligatoria.

En Centro Nedea realizamos valoraciones del perfil neurocognitivo y se planifican intervenciones neuropsicológicas adaptadas a las necesidades del menor y su familia.

Genma Rodriguez,
Psicóloga especialista en Neuropsicología Infantil

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s