¡Es hora de jugar!

El juego como herramienta para el desarrollo y el aprendizaje

Según los expertos los padres deberían de dedicar una media de media hora al día a jugar con sus hijos. Pero ¿por qué es tan importante el juego para los niños? ¿Qué puedo yo aprender de jugar con mi hijo? ¿Cómo juego con él? Todas estas cuestiones las iremos resolviendo a lo largo del post.

¿Qué es el juego?

El juego es una actividad a través de la cual aprendemos y crecemos en todas las áreas del desarrollo: cognitivas, motoras, emocionales, sensoriales y sociales.

En los niños el juego es su motor para aprender sobre el mundo, todas las actividades que los rodean giran en torno al juego, por ejemplo, el niño comienza a caminar desplazándose por la habitación en busca de sus padres que lo espera para abrazarlo y hacerle cosquillas, gatean para poder alcanzar algún objeto, comen y juegan con el alimento explorando a través de los sentidos.

El juego es la manera favorita de nuestro cerebro para aprender, nos da la oportunidad para conectar, relacionarnos e interactuar con nuestros padres o amigos, compartir y, sobre todo, divertirnos. 

A medida que los niños van dominando su mundo, el juego los ayuda a desarrollar nuevas competencias que conducen a una mayor confianza y la resiliencia que necesitarán para enfrentar desafíos futuros.

Pero no solo es útil para el niño sino también para los que nos rodean puesto que, también es una oportunidad para el adulto de conocer a sus hijos sus emociones, sus pensamientos y como expresa y percibe su realidad social. 

Cuando los padres juegan con sus hijos, se crea una atmosfera de bienestar mutuo, ambos se benefician de esa interacción que cada vez se irá haciendo más fuerte y más imprescindible conforme más la pongamos en práctica. 

Beneficios del juego

El juego nos permite explorar, descubrir y buscar nuevas formas de afrontar retos, ser capaz de afrontar el error y aprender sobre ellos.

Analicemos una actividad cualquiera por ejemplo cuando los niños juegan al escondite en el patio del colegio. A simple vista puede parecer un simple juego, pero si lo vemos desde otro ángulo identificaremos las distintas habilidades que está desarrollando nuestro niño al jugar. 

“Necesita tener Atención para no perderse y distraerse con otros estímulos del ambiente u otros juegos que estén a la par en el patio. Memoria hay que recordar las normas del juego. Creatividad ¿Dónde me escondo? ¿detrás de esa columna o en la escalera? Trabajo en equipo y estrategia tú escóndete allí que así estás más cerca de “casa” y nos puedes salvar. Resolución de problemas si te pillan ¿Qué haces? ¿corres? ¿esperas?. Comunicación necesito comunicarme con mis compañeros e incluso creamos un lenguaje no verbal, es decir, creamos diferentes signos que no necesitan de palabras para comunicarnos en la distancia. También atendiendo a patrones motores: correr, agacharse, esquivar, tener equilibrio para no caer al suelo…”

¿A que ya no nos parece un simple juego?

Para el desarrollo de habilidades académicas el juego es vital un estudio de la revista Pediatrics expuso que la relación que existe entre el juego y la comunicación. 

Y no solo a nivel académico, sino es fundamental en la salud de los niños. Cuando jugamos nos lo pasamos bien estamos disfrutando, aunque cueste esfuerzo recibimos una retroalimentación positiva.

El juego es emoción y sin emoción no hay aprendizaje.

Importancia del juego en la infancia

Deja de jugar y ponte hacer algo útil.

No es la primera vez que escuchamos una frase así, venimos de una sociedad en la que la forma más habitual de aprendizaje y de recuerdo de cualquier información está basado en la memoria. 

Son muchos los estudios que avalan la importancia del juego en la infancia quedando recogida incluso como derecho en la Convención sobre los derechos de la Infancia de las Naciones Unidas de 1989:

“El derecho del niño al descanso y entretenimiento, a participar en actividades lúdicas y recreativas apropiadas para la edad del niño y a participar de manera libre en la vida cultural y las artes”.

Schaefer nos dice en su libro Fundamentos de Terapia de juego que el juego es tan natural en los niños como respirar, es una expresión universal de la niñez y puede superar las diferencias étnicas, lingüísticas u otros aspectos culturales.


El juego es quizá el medio más poderoso y apropiado para el desarrollo en que los niños pequeños pueden construir relaciones con los adultos, desarrollar el pensamiento causal que es crucial para el control de impulsos, procesar las experiencias estresantes y aprender habilidades sociales.

Una investigación de “privación del juego” realizada con ratas en 2009 identificó diferencias en los cerebros y comportamiento de los animales que habían podido jugar comparados con aquellos que se les había privado. Las “ratas lúdicas” tenían un alto nivel de neurotrofinas responsables del desarrollo y mantenimiento de la plasticidad neuronal. Sin embargo, el segundo grupo presentaron menor capacidad para aparearse con existo, eran más agresivas y mostraban niveles elevados de temor e incertidumbre en entornos nuevos.

¿Por dónde empiezo?

Si hemos comprendido el valor del juego en nuestros niños solo tenemos que empezar a jugar, pero son muchas las dudas que nos surgen a los padres:

¿Qué hago? ¿A que jugamos? ¿Qué le gustará? En definitiva, ¿cómo hago para entrar en su mundo?

down, arrow, green Aquí os dejamos algunas recomendaciones para empezar a jugar con un niñodown, arrow, green

  • Acércate a él, y observa. Fíjate en su forma de jugar, de crear y de interactuar con los objetos. Empieza imitando lo que el niño hace e invítate a jugar con él.
  • La vergüenza se la comió un burro. No sientas vergüenza cuando juegues, recuerda cuando tú jugabas, corre, salta, imita, siéntete libre. Es un momento único y especial entre vosotros disfrútalo.
  • No intentes controlar su juego imponiendo normas, recuerda que el juego debe ser flexible e imaginativo. No importa si se cumplen o no las reglas del juego juntos podéis modificarlas, tratar de llegar a un acuerdo y acordar lo que mejor os venga a ambos.
  • Si propones algún juego asegúrate de que nuestro niño sea capaz de realizarlo y no esté fuera de su edad ya que a veces les exigimos participar en juegos que aún no comprenden o no son atractivos para ellos llegando incluso a veces a la frustración del menor.
  • ¡¡No te olvides!! Elogia a tu hijo cuando lleve a cabo actividades de superación, felicítalo y dedica ese tiempo decirle lo bien que ha construido un castillo, tirado la pelota o el buen escondite que ha buscado. Eso creará un sentimiento de satisfacción en el niño aprendiendo tales valores que luego se trasladarán a su vida diaria.

Y ahora que sabes esto, ¿cuándo vas a empezar a jugar?

nedea-centro-neurodesarrollo-aprendizaje-granada-logo-neg

No te pierdas todo lo que tenemos preparado para nuestras familias Nedea.

Suscríbete y participa de charlas exclusivas, entérate de talleres especiales antes que nadie y recibe información sobre herramientas y recursos para trabajar en familia.

En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante el tiempo necesario para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en GENMA RODRIGUEZ MELCHOR estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios. Puede tener acceso a información adicional sobre cómo tratamos sus datos en la sección “Política de Protección de Datos”, en este mismo sitio web.