Dislexia

Trastorno de aprendizaje de la lectura o dislexia

¿En qué consiste la dislexia?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura en el que los niños muestran de forma específica y persistente muchas dificultades para alcanzar una capacidad lectora apropiada a su edad y nivel educativo, a pesar de presentar una adecuada inteligencia.

¿Cómo detectarla? En preescolar son niños a los que les cuesta aprenderse las letras o hacer rimas. Y cuando empiezan con la lectura les cuesta muchísimo, son muy lentos, hacen muchas pausas, confunden letras, cambian el orden de sílabas, etc. La lectura les supone tal esfuerzo atencional y cognitivo que les resulta difícil memorizar y comprender lo leído. Su escritura suele ser un reflejo de sus dificultades lectoras y generalmente está plagada de errores ortográficos.

Se estima que existe una prevalencia de dislexia entre el 5 y el 15% de la población. Es uno de los trastornos neuropsicológicos más frecuentes en la población infantil, junto con el TDAH.

¿A qué se debe la dislexia?

cerebro-dislexiaLa dislexia es un trastorno de base neurobiológica, con una importante carga genética, asociado a una alteración en el proceso de neurodesarrollo. Se ha hallado un funcionamiento alterado de determinadas áreas cerebrales como la circunvolución frontal inferior izquierda, el área parieto-temporal y el área occipito-temporal.

Estas alteraciones provocan varios déficit neuropsicológicos, entre los que destaca un defecto en el procesamiento fonológico del lenguaje, es decir, en la discriminación y manipulación de los sonidos del habla. Otros déficit pueden incluir un bajo nivel de vocabulario, baja fluidez en el habla, una memoria verbal reducida, en ocasiones una baja capacidad de atención, y dificultades en la expresión verbal de ideas.

dislexia-granada

Los estudios epidemiológicos indican que cuando uno de los progenitores es disléxico se multiplican por ocho las posibilidades de tener un hijo disléxico respecto a la población general. Se estima que el componente genético influye un 60%, mientras que el 40% restante se debería a factores ambientales.

¿Qué consecuencias tiene la dislexia para los niños que lo sufren?

Sin una atención adecuada a estas dificultades, los niños con dislexia desarrollan inseguridad, baja autoestima, baja motivación hacia las tareas escolares y el estudio, dificultades en la realización de exámenes y pruebas escritas, que suelen llevarles a obtener bajas calificaciones escolares, y en ocasiones problemas emocionales y de conducta.

 ¿Hay algún método para evitar su aparición?

La detección de dificultades lectoescritoras en las etapas educativas iniciales, inclusive la etapa infantil, supone tener al alcance la posibilidad de una intervención precoz. Cuando se interviene de forma temprana, en muchas ocasiones se puede evitar la aparición de dificultades o trastornos más graves en posteriores etapas educativas, o, al menos, se pueden disminuir de manera importante los efectos negativos de tener un trastorno del aprendizaje, como la desmotivación por el aprendizaje, el menor rendimiento escolar o una baja autoestima.

 Una vez que ya se padece dislexia, ¿cómo se puede tratar?

El niño con dislexia debe recibir atención especializada por parte de neuropsicólogos infantiles o logopedas con conocimiento amplio del trastorno, partiendo siempre de una buena valoración que permita determinar las dificultades concretas que presenta, y que indicarán desde dónde comenzar la intervención. En Centro Nedea nuestros profesionales están especializados en el abordaje de este trastorno y realizan las intervenciones más efectivas basadas en las investigaciones sobre dislexia más actuales.

Generalmente si las dificultades son atendidas a tiempo, aprenderá a leer, a escribir y a utilizar el lenguaje lo suficientemente bien como para cubrir sus expectativas escolares y sociales. Aún cuando la dislexia es un trastorno persistente que no desaparece, sí se puede lograr superar las principales dificultades.

¿Qué pueden hacer el colegio y la familia en estos casos?

Es fundamental que exista una adecuada coordinación entre docentes, padres y los profesionales especializados. Para obtener resultados más rápidos y observables resulta fundamental que se lleve a cabo un trabajo conjunto, en el que la familia apoye y continúe el trabajo del profesional con pautas concretas y, en el que los docentes establezcan aquellas modificaciones metodológicas en el aula que sean necesarias para mejorar el aprendizaje del alumno y permitir que pueda demostrar sus conocimientos en igualdad de condiciones. Así, a un niño con dislexia no se debe exigir la misma velocidad y ejecución que a los demás en la realización de actividades que impliquen lectura o escritura, como dictados, anotación de tareas escolares en la agenda, toma de apuntes, realización de ejercicios, y exámenes. La carga de deberes debería ser menor, y los exámenes orales permitirían al alumno expresarse mejor y demostrar su dominio de la materia.

Pídenos cita y resuelve tus dudas.